Conquistando un Volcán de 4,000 metros en Guatemala

– No escales el volcán Acatenango tu solo, decían.

– Tu crees? Observame hacerlo, contesté.

Ya saben como soy.

Llegar al Campamento Base, difícil pero alcanzable

Subir este volcán ha sido definitivamente mi reto más grande hasta el momento. La gente lo hace con un guía que conoce el camino, sabe prender una fogata, tiene un lugar establecido para armar el campamento y lo hacen con un grupo de al menos diez personas.

Yo? Mi intención era hacerlo por mi cuenta solo, con mi humilde tienda de campaña (carpa) y mis habilidades de boy scout novato. Estoy acampando en el techo de un hostal en Antigua en donde conocí a Janna, una alemana que cuando supo que iba a hacer esta aventura me pidió unirse. Pues, tienes experiencia escalando o subiendo montañas? Porque no es como caminar en el parque, contesté. Su respuesta inmediata fue que ya había hecho caminatas similares así que no dudé en darle la bienvenida a mi tripulación de un hombre. Gran error.

Desde el momento en el que empezamos a hacer dedo (autostop) se empezó a quejar sobre que deberíamos pagar por el bus que va directo a las faldas del volcán y llegar de manera fácil a la ruta; pero en dónde está la aventura en eso? Asi que hicimos dedo la hora y media hasta el pueblo más cercano y comenzamos a caminar hacia el enemigo, el volcán de Acatenango. Todos los caminos llevan a Roma, no?

Yo sabía que no seguiríamos el camino principal, estaba presupuestado. Hay al menos diez caminos de este lado de la montañan y todos conllevan un grado de dificultad diferente, lo que yo quería era subir el volcán por la ruta que el padre destino pusiera en mi camino. Obvamente a Janna no le gustó tanto la idea pero hey, yo soy el que toma las decisiones así que, o lo hacemos a mi manera o te regresas caminando. Yo sabía que no iba a regresar, por eso tomé esa actitud.

No me malinterpreten, no me comporté como un maldito. Es solo que si pides unirte a una aventura, te atienes a sus planes. Como lo esperaba, el camino tiene muchas opciones y estoy casi seguro que tomamos una de las más difíciles.

Escalar una montaña o un volcán es principalmente un juego mental. Claro que necesitas estar en forma o al menos tener buena condición física. El problema no es tener las piernas para hacerlo sino seguir subiendo aún después de horas de puro caminar con unos pocos descansos de cinco minutos. Si eres capaz de eso hay otro reto: el nivel de oxígeno decrece con cada paso que das. Si logras manejar ambos todavía tienes un último rival: Hipotermia. Cuando llegas a alrededor de 3,000 metros de altura el viento y las bajas temperaturas comienzan a afectar tu cuerpo. Al menos tienes la vista de estos paisajes en cada esquina (o debería decir arbol?):

Retomando, comenzamos a escalar al enemigo. Usualmente le toma cinco horas a los tours pagados subir hasta el campamento base y nosotros comenzamos a subir a la una de la tarde debido a mis experimentos de hacer dedo, pero aún así valió la pena. Sabiendo esto, mi meta era llegar a las seis al campamento base así contaríamos con suficiente tiempo y luz para armar el campamento y empezar una fogata. Puse la meta en cinco horas solo para poder decir que subimos en el mismo tiempo que las personas que lo hacen con guía y con otros lujos.

En el camino nos encontramos a este pequeño niño granjero que nos orientó al camino correcto (el cual perdimos otra vez) y más arriba cruzamos camino con un par de niñas que jugaban a media montaña como si fuera su jardín trasero, nos dieron de nuevo la dirección correcta (La cual volvimos a perder)

Preguntamos al padre de las niñas el tiempo y distancia restante, solo para revisar nuestro progreso. Estábamos a medio camino pero ya habíamos usado casi cuatro horas. Maldita sea, perdimos mucho tiempo al seguir el camino incorrecto y porque Janna toma demasiados descansos. Tenemos que acelerar el paso o la noche nos va a alcanzar en el medio de la nada y podemos llamarlo un derrota, por decir poco.

Ok, al menos tenemso que llegar a uno de las siete campamentos en el camino en lugar de al campamento base, Me dije a mi mismo. Enojado es poco, quería llegar al campamento base en el día uno para al día siguiente salir a las cuatro de la mañana y hacer cumbre a tiempo para ver el amanecer. Mínimo estaba pasándola increíble y mis piernas y espalda respondían como campeones. Me encontraba hipnotizado por todos los diferentes tipos de terreno que íbamos encontrando:

Oh, casi lo olvido! Cómo pude olvidarme de gato? Gato es un perro que nos adoptó cuando ya habíamos cubierto como el 70% del camino. Lo llamé Gato, me pregunto como me habrá nombrado él. En la ruta, un perro te adopta, no al revés, y te dejará en cuanto se le antoje. Desde el momento que lo conocí nos llevamos muy bien y nos acompañó durante toda la subida. No nos perdimos ni una vez más, Gato conoce su negocio.

Ya eran casi las seis y comenzaba a oscurecer. Me comenzaba a poner nervioso porque yo solo conozco como llegar al campamento base pero necesito tener en mi rando de visión directa a “Fuego”, el volcán activo más grande de Guatemala para orientarme.

En cuanto tenga a Fuego en mi linea de visión eso significa que estamos a treinta minutos de distancia del campamento base. Ya estaba cansado y tuvimos que descansar varias veces así que nada de culpar a Janna, esto es tu culpa, nómada. Adempas, el frío se volvía insoportable, tuve que ponerme 3 playeras, 2 pantalones y mi sudadera de Batman.

Batman nunca me ha fallado, no tiene por que empezar ahora, pensé.

Finalmente, Fuego entró en mi línea de visión

Si miras de cerca, puedes ver partes rojas en la falda izquierda. Qué es eso, preguntas? Lava Fresca. Así como se escucha.

Podemos vencer. Podemos batir a este volcán, pensé. Es posible llegar al campamento base a tiempo.

Desde ese momento la ruta es simplemente rodear Acatenango, ya no más subir sino simplemente llegar a estar completamente de frente al enemigo para tener un asiento en primera fila hacia este otro volcán. Al ver Acatenango, aunque fuera de lado, nuestras almas se reenergizaron y nos llenamos de energía y comenzamos a trotar. Sabíamos que el tiempo era ahora nuestro rival, la cima de Acatenango sería el enemigo mañana pero hoy nuestra prioridad es alcanzar el campamento base o podemos morir, literalmente.

Seis personas murieron hace unos meses porque se encontraron en nuestra misma situación y no durmieron en el campamento base. En lugar de eso buscaron hacer Cima el mismo día que comenzaron. Tres murieron de hipotermia y los otros fallecieron al intentar bajar de la cima sin luces en medio de la fría, oscura y lluviosa noche. Dios bendiga sus almas.

Fue cuando escuché truenos. Recorcholis Batman, si llueve estamos condenados,Ipensé para mis adentro sin decir nada a Janna. Comencé a buscar las nubes para ver que tan cerca se encontraban. Cómo pude perdérmelo? Tan concentrado estaba en el camino que olvidé mirar hacia arriba? Ya nos encontrabamos frente a Fuego y ese ruido era el volcán dándonos la bienvenida.

Cómo? Echa un vistazo:

Solo con observar esto el viaje ya valió la pena, pero no has visto nada, lo mejor está por venir 

Mi corazón intentaba salir por mi boca. Entre la carrera contra el tiempo, el frío, el cansancio y la falta de oxígeno la sensación que sentí es una que he experimentado pocas veces: Adrenalina pura y un avasallante flujo de sangre me dieron la energía para llegar al campamento base.

Llegamos. Esto no es nada como lo esperaba. No había ni un alma ahí aunque yo sé que todos los días hay tours que suben el volcán. Cometimos un error? Acaso hoy es un día muy peligroso para subir y se cancelaron los tours? Estamos en el lugar correcto?

Ya está casi completamente oscuro. No voy a tener tiempo para armar campamento y menos encender una fogata, necesitamos ayuda. Silbé pero nadie respondió. Tomé esta fotografía con el obturador lo más abierto posible para tener la mayor luz posible:

Pero entonces fue que lo vimos, humo de un fuego alrededor de cien metros de nosotros. Ellos pueden ayudarnos. Al menos hay que intentarlodije a Janna. Se limitó a seguirme, ya se encontraba en el estado de seguir mi ejemplo y no negarse a nada.

El campamento base, por fin!

Recuerdan que en mi publicación de Recomendaciones para viajar con presupuesto bajo les dije que se hicieran amigos de los locales? Pues a fin de cuentas si sirvió! Al llegar a este campamento reconocí a Max, un tipo local que conocí el día anterior. No sabía que era guía de el tour de Acatenando! Nos salvaron, si no los hubiéramos encontrado probablemente no estaría aquí contándoles esta historia.

Una vez me prendí en fuego, literalmente, debido a un accidente que involucra un asado hace dos años y me mandó directamente al hosítal. Quemaduras de segundo grado en 30% de mi cuerpo y desde ese momento odio el fuego; Aún así, ver este fuego y a 2 Guatemaltecos, 7 isralitas y 4 alemanes me hizo sentir como la persona con más suerte en el mundo. Después de esto pienso que el tío Fuego y yo ya estamos en un mejor punto de nuestra relación.

Manteníamos una gran conversación rodeando el fuego, practicaba mi alemán y mi hebreo (que no soy ni cerca a fluido en ellos pero siempre es lindo practicar y aprender) con estas personas caídas del cielo cuando sin avisar, ocurrió…

El volcán comenzó a hacer erupción

Pero no leerán sobre eso o sobre como hice cima hasta mañana, el día de hoy solo…

Recuerda, Vive el Aquí y el Ahora

Add a Comment!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *